Masivo uso de celulares desde la cárcel: Buscan instalar antenas para inhibir señales de teléfonos móviles

Este miércoles, un grupo de diputados presentó un proyecto de ley que obliga la instalación de antenas para suspender el funcionamiento de celulares que son utilizados por los delincuentes al interior de los recintos penitenciarios, algo que se intentó implementar años atrás, pero que resultó un fracaso.

Cabe destacar que, según datos de gendarmería, son al menos 25 mil los equipos móviles requisados al año en distintas cárceles del país, un sorprendente cifra si se considera que, con estos aparatos, se ha logrado organizar motines, estafas y un sinfín de delitos al interior de los penales.

Instalación de inhibidores

En 2011, la Subsecretaría de Telecomunicaciones, como plan piloto, instaló inhibidores de señal para evitar la comunicación telefónica desde y hacia los penales, operación que no obtuvo buen resultado.

“Presentó problemas técnicos, pues al bloquear la señal se dejaba sin servicio sectores aledaños a las cárceles, que no tienen por qué pagar por los delitos de otros”, señaló la institución en su momento.

Hace más de 10 años, la Asociación Chilena de Telecomunicaciones creyó posible inspirarse en las cárceles de Israel, en donde el sistema de inhibición de señales sí funcionó.  Al respecto, Alfie Ulloa, presidente ejecutivo de Chile Telcos, señaló que “al final, el proyecto se abortó, porque no había posibilidad de resguardar las antenas y no funcionaba. Las rompían, las saboteaban”.

Según el último informe de inteligencia y análisis criminal de gendarmería, entre la población penal del país existen 208 líderes de bandas criminales que siguen operando desde las cárceles por el uso de teléfonos.

Proyecto de ley  /    Desde el congreso, se presentó un proyecto que busca retomar la instalación de antenas para anular señales de celulares.

Miguel Ángel Calisto (DC), indicó que esta iniciativa “busca requisar y evitar que hayan operaciones de delitos desde las cárceles, pero también tiene que venir añadido con un proyecto que desincentive a los propios gendarmes a vincularse con estos grupos organizados”.   “Las cárceles se están tomando las calles. No se está cumpliendo con estos inhibidores, filtros y con todo el sistema de tecnología. Se intentó, pero lamentablemente fracasó”, señaló su par (DC) Joanna Pérez.

Por su parte, el exdirector nacional de gendarmería, Christian Alveal, indicó que los aparatos móviles son lanzados desde el exterior, a través de drones, o ingresados por funcionarios uniformados o abogados que visitan a los internos.

“Mucho de lo que está ocurriendo en las poblaciones se está decidiendo en las cárceles, y hay gente que no entiende todavía la importancia de lo penitenciario como parte de la seguridad pública”, añadió.

Por Ariel Araya / Claudio Casanova / www.meganoticias.cl