Zapatillas de uno de los delincuentes permitió captura de banda que asaltaba peajes y camiones

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Una banda de cinco personas que se dedicaba al robo de peajes y de camiones en carreteras, quedó en prisión preventiva luego de ser capturada por la Policía de Investigaciones (PDI). Luego de siete meses de investigación en conjunto con la Fiscalía, fueron capturados al intervenir teléfonos y con un curioso detalle: las vistosas zapatillas de uno de los asaltantes.

La banda era compuesta por cinco personas. Una de ellas intimidaba a las víctimas en los peajes, otros esperaban en los vehículos y dos o tres se encargaban de dirigirse a las cajas de peaje para robar las recaudaciones del día: todo en un corto lapso de tiempo.Esta banda contaba con alta tecnología, contando con un “matabichos” que inhibía las señales de los GPS de los camiones que asaltaban. De esa forma, las empresas de seguridad no se percataban de los desvíos de las rutas.

En este último tipo de robo detenían los camiones, amarraban a los conductores y los cambiaban a otro vehículo. Así, uno de los integrantes de la banda tomaba el camión y se dirigía hacia otro lugar luego de haber desactivado el GPS, impidiendo ser localizados.

Unas zapatillas: suficiente para hallarlos   /   Pese a la cantidad de delitos que cometieron durante el año, cerca de 12, fueron hallados por un pequeño detalle de uno de los miembros de la banda: unas zapatillas.

Esta pista fue suficiente para que la PDI diera cuenta que se trataba de una banda organizada y que repetía este tipo de robos. El Comisario Mauricio Pérez, de la BICRIM de Quillota, relató que: “Al revisar las imágenes de las cámaras, pudimos ver que uno de los sujetos portaba zapatillas con características muy especiales. Estábamos en presencia de una banda que era reiterativa en el mismo delito”.

Es por este dato que comienza una investigación más profunda, logrando georeferenciar los teléfonos y tras dos meses de investigación, se da con los sospechosos. A través de escuchas telefónicas, los asaltantes tramaban estos delitos e incluso confesaron el crimen de un guardia de los peajes.