Participantes del albergue número 5 se atrevieron frente al “slackline”

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Un tremendo desafío tuvieron esta semana los participantes del albergue número 5, perteneciente al programa Noche Digna del Ministerio de Desarrollo Social y Familia, y que es ejecutado por la Gobernación Provincial de Curicó, encabezada por el Gobernador Roberto González Olave.

Dentro de los talleres que realizan diariamente, se enfrentaron al “slackline”, un deporte de equilibrio en el que se usa una cinta enganchada entre dos puntos de anclaje, y que se tensa, con el fin de intentar caminar sobre ella.

Alexis Llantén, fue uno de los participantes que se atrevió a tomar el desafío:  “Entretenido, nunca lo había hecho, me pareció una buena idea de los tíos colocar la cinta, nunca me había subido a una;  la monitora que colocó la cinta es profesora de ese deporte y me contó que a las personas que están a cargo de ella les cuesta mucho, porque la cinta se mueve mucho; nosotros logramos que no se moviera tanto y estar sobre la cinta”, explicó el participante del albergue número 5.

Debieron equilibrarse, trabajar en conjunto para lograrlo y así obtener el ansiado resultado: dar, aunque fuera, un par de pasos sobre la cinta tensada.

“Fue una instancia bien novedosa, en un momento cuestioné la capacidad de los participantes de poder acercarse a este tipo de actividades, me llamó gratamente la atención que sí lo hayan hecho, porque más allá de que sea una actividad deportiva, en ellos se ve la capacidad de trabajo en equipo, de ayudarse entre pares, el desafío personal, también, atreverse, intentar otras cosas y eso es lo que pudimos ver en esta actividad”, señaló Texia Villacura, Coordinadora del albergue 5.

Daniela Reyes, Coordinadora del Sistema de protección Social, se refirió a la importancia de la actividad física dentro de los 6 dispositivos que acogen a personas en situación de calle en la provincia de Curicó: “Al ser 24/7, nuestros participantes tienden al sedentarismo, por lo que pueden aparecer enfermedades cardiovasculares, aumentar los niveles de colesterol, tener presión alta o diversas enfermedades asociadas al sedentarismo. Para nosotros es importante mantener la actividad física de manera regular, ya que esto puede generar cambios muy positivos en las personas en situación de calle, en especial de quienes están en nuestros albergues; buscamos incrementar la autoestima, ayudarlos a dormir mejor, facilitar la movilidad, ayudar a llevar un peso adecuado y es una manera de socializar sanamente”, enfatizó la profesional.

Los participantes destacaron las actividades que realizan día a día y, además, agradecieron la posibilidad de poder  acceder al Programa Noche Digna.

“Me ha servido para limpiar mi cuerpo, en mi caso yo era consumidor de drogas y para mí ha sido una muy buena opción para salir de eso y, aparte, del tema de la pandemia que es lo más complicado”, señaló Alexis Llantén”, participante del albergue número 5. 

El programa Noche Digna, del Ministerio de Desarrollo Social y Familia, brinda de manera transitoria y en época de bajas temperaturas, alternativas de hospedaje a personas en situación de calle, con el fin de mitigar los efectos negativos que puede acarrear a las personas  el dormir a la intemperie.