Canoísta paralímpico Franco Gutiérrez lucha por un cupo para Tokio 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Deportista maulino entrena en su hogar apoyado por simulador artesanal de Canoa, pensando en continuar su proyección internacional que incluye los Juegos Paralímpicos 2021 y los Parapanamericanos Santiago 2023.

Franco Gutiérrez reconoce tener una fuerte conexión con el agua.

Afirma que le da energía, le gusta la fuerza y con esos elementos se conecta con la naturaleza a través de la Canoa Polinésica, un deporte que escogió en 2017. Ese año vivió su primera experiencia internacional.Fue en el Campeonato Sudamericano de la especialidad Va´a (Canoa Polinésica) en Lima, Perú, logrando un meritorio 2° lugar.

1 año más tarde compitió en el Mundial de Tahiti, quedando 5°, tras lo cual fue vice campeón sudamericano en Argentina.

Luego en 2019 obtuvo la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos realizados en Rapa Nui. Asegura haber estado en su mejor momento deportivo, cuando la pandemia por Covid-19, frenó su agenda anual, indicó la Seremi del Deporte, Alejandra Ramos Sánchez “Franco Gutiérrez es un ejemplo de esfuerzo y perseverancia. Lleva 3 años practicando la Canoa Polinésica, deporte ancestral que se practica mucho en Rapa Nui. Surgió de seis remeros arriba de una canoa, buscando armonía y coordinación para avanzar lo más rápido posible en un recorrido por el Océano. Nuestro deportista es un apasionado de esta disciplina. Él comenzó haciendo montañismo a modo recreativo, hasta que descubrió la canoa polinésica en donde ha logrado muchos avances y obtenido varios logros deportivos que seguimos muy de cerca”, dijo la autoridad del deporte regional.

En esta época compleja que vive la humanidad, los deportistas se las han ingeniado para mantener su condición física.

El canoísta Franco Gutiérrez reveló cómo ha podido salir adelante  “me fabri qué un cajón como una especie de simulador que me permite mejorar la técnica, es decir, sin hacer fuerza. Ha sido bastante complicado, ya que además no tengo quién me supervise. Uno tiende a cometer errores en la técnica. En mi preparación durante la pandemia, no cuento con ergómetro que sería lo más adecuado, entonces no puedo ejercitar las cargas para la musculatura”, comentó.

2020 parecía una temporada halagüeña en todo sentido, sin embargo hubo que cambiar de planes a la espera de que esta crisis sanitaria inicie su retiro

“para este año se perdió todo. Antes de que apareciera el Coronavirus, venía de haber estado en el selectivo nacional que se realizó en la playa de Ventanas, Quintero. Ahí quedé N° 1 en el ránking tanto de convencionales como paralímpicos, con el mejor tiempo, logrando clasificar para el Campeonato Mundial de Canoa Polinésica que se iba a realizar en Hawaii, en el mes de agosto. Estaba a unos días para competir en el selectivo del Mundial Paralímpico de Alemania (21 de mayo), habiendo mejorando en varios segundos mi tiempo, cuando se desató esto”, explicó el deportista quien a los 21 años sufrió un accidente ferroviario que le cambió su vida.

Sin embargo, se mantiene el sueño de lograr estar entre los “escogidos” para Tokio, Japón “hay tiempo para llegar a los Juegos Paralímpicos. A poco más de 1 año, estoy esperando que pase esto de la pandemia y pueda competir por un cupo en mi deporte. También tengo por objetivo estar en los Juegos Parapanamericanos de Santiago 2023. Sé que puedo lograr la medalla de Oro”, concluyó.